EL PEREGRINAJE INFINITO

 

                                                  <<Sí, allí hay que irse a respirar, a soñar, a alargar las horas                                                     en lo infinito de las sensaciones>>

Invitación al viaje – Charles Baudelaire.

El temblor de sus manos delataba su mezcolanza de anhelo y temor. Antes del inicio de cada viaje siempre recordaba que la primera vez no estuvo tan nerviosa: desconocía la intensidad de la experiencia. Sumergirse en un universo, estudiarlo, conocerlo, llegar a habitarlo, sentir amores y odios por sus pobladores y abandonar todo dejando parte de sí misma en cada lugar visitado, llegaba a resultarle tan sublime como absorbente. Sólo el inicio de un nuevo tránsito cicatrizaba la herida de la finalización del último.

Acarició la Llave que le franquearía el acceso a nuevas existencias. Miró en derredor para contemplar las paredes abarrotadas de objetos similares. ¿Cuántas vidas podría transitar si llegaba a usar tan sólo una décima parte de las Llaves? Apretó contra su corazón la que sujetaba entre ambas manos y enfiló el umbroso pasillo hasta el anciano encargado de comprobar que los objetos, tan mágicos como sencillos, no cayeran en manos ajenas a las debidas. Mostró su identidad y afiliación a aquel hombre vetusto y encogido, quien le miró con una sonrisa como si supiera el mundo que le esperaba al otro lado en aquella ocasión.

Emocionada y tensa ante la perspectiva de su partida inminente, salió del edificio con la respiración agitada. Decidió que emprendería la ruta esa misma noche. Pero no pudo aguardar. Llegó a casa y acarició el objeto. Lo contempló, tan inofensivo como todos; tan irresistible como todos. Inspiró hondo y se lanzó al viaje. La niña de once años abrió el libro y se perdió entre sus páginas.

Imagen

Relato breve publicado en el número 113 de la Revista Digital MiNatura

Anuncios

Acerca de deentrelasletras

Español víctima de lo que Juvenal denominó "Insanabile cacoethes scribendi".
Esta entrada fue publicada en Narrativa, Relato breve, Relatos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s